Los gobiernos deben promover un movimiento acelerado en las tecnologías de conectividad en los países, como una forma de mantenerse relevantes y garantizar el desarrollo tecnológico de sus sociedades. Esa es la recomendación del ecosistema tecnológico al sector político y empresarial, según se desprende de diversas discusiones realizadas en el World Mobile Congress 2023 (WMC23).

El primero de esos pasos es conseguir que las naciones adopten de manera generalizada la tecnología móvil 5G, conocida como el internet de las cosas, la cual revolucionará la conectividad global en términos de velocidad y consistencia, lo que permitirá lanzar servicios inéditos en diversos sectores, como la salud, la educación, la banca, la infraestructura y el manejo del medio ambiente, entre muchos otros.

La tecnología 5G fue utilizada por 1,000 millones de personas en el mundo hasta el 2022 y se espera que esa cifra sea duplicada para finales de 2025, a tal punto que para ese año una quinta parte de las conexiones móviles serán por esa vía y dos de cada cinco personas en el mundo vivirán bajo el alcance de una red de esa calidad, según los datos de “The Mobile Economy Report 2022” del Global System for Mobile Communications (GSMA), el organismo de mayor reputación a nivel global en temas de tecnología móvil y organizador del Mobile World Congress 2023 en Barcelona, España.

Ese es el más rápido crecimiento en la adopción de tecnologías móviles y supera por mucho lo logrado cuando se lanzaron las redes 3G y 4G. A 18 meses de su lanzamiento, las redes 5G representaban el 5.5 % de las conexiones móviles en el mundo. Ni el 3G ni el 4G consiguieron números similares de penetración en sus primeros 18 meses, pues nunca superaron el 2.2 %. 

En el mundo existen actualmente 200 redes 5G en 70 países, incluyendo sobre un centenar de operadores. República Dominicana está entre las naciones que han comenzado a desplegar tecnología 5G, sobre todo, en los centros urbanos de las provincias. Las empresas Claro y Altice ganaron las licitaciones para invertir en el desarrollo de ese ecosistema en el 2021, lo cual convirtió al país en uno de los primeros en conseguirlo en América Latina. 

“Las cuentas 5G son mucho mayores que las 3G y 4G en el momento de su introducción. La razón para ello ha sido la introducción de planes innovadores, los servicios de streaming de video, aumentos en las ventas de celulares con capacidad 5G y expansión de la cobertura”, sostuvo Alex Sinclair, jefe de Tecnología del GSMA. “En adición, el lanzamiento de servicios 5G en América Latina y el África Subsahariana el año pasado implicó que esta tecnología está disponible en todas las regiones del mundo, por lo que veremos mayor crecimiento y mayor transformación en los servicios”, agregó.

Mover el mundo

El impacto de la tecnología 5G en la vida diaria no tiene límites. En Tailandia, por ejemplo, el gobierno ha impulsado un plan para modernizar los hospitales con el uso del 5G como base para todos los servicios, desde los récords médicos hasta cirugías.

La empresa china Huawei, por ejemplo, ha tomado el comando en ese tipo de soluciones tecnológicas, lo cual le ha ganado la desconfianza de Estados Unidos, que ve al Gobierno de China detrás de ese desarrollo. Sea cierto o no de acuerdo al debate geopolítico, la realidad es que los asiáticos en general, no sólo chinos, han tomado la delantera con una visión muy concreta.

“La tecnología es el punto de apoyo desde el cual podemos mover el mundo”, dijo Bob Chen, vicepresidente del sector empresarial para Huawei, al explicar la importancia de adoptar una mentalidad tecnológico en la gestión multisectorial.

Ese despliegue de adelantos tecnológicos es notable en el WMC23, donde impresionantes aplicaciones y equipamiento con ficha asiática se robaron la atención, sobre todo, aquellas enmarcadas en el 5G o más allá.

“Los gobiernos tienen que trabajar multisectorialmente para ofrecer servicios tecnológicos centrados en las personas y sus necesidades”, sostuvo Hong-eng Koh, jefe global de Servicios Públicos en Huawei.

El valor de los datos

El consenso entre quienes controlan las tecnologías es que los datos tienen un valor incalculable, por lo que son considerados como el nuevo petróleo.

Tal como pasa con el “oro negro”, esos datos requieren ser procesados para convertirse en materia prima de trabajo.

Es ahí que entra la tecnología. Los expertos consultados por Diario Libre lamentan que una perspectiva negativa se haya formado en torno al proceso de recolección de datos y apuestan a que los beneficios son mayores.

Un ejemplo dado en uno de los foros del WMC23 en cuanto al uso de datos, es la teoría de una persona que quiere abrir un restaurante. Con el cruce de datos correctas mediante el uso de tecnología, esa persona pasaría rápidamente un análisis de reputación, adquiriría los permisos y recibiría recomendaciones sobre las zonas donde poner su negocio, el tipo de comida que podría ser exitosa, los niveles de inversión requeridos y hasta la posibilidad de emitir una tasa de éxito.

 “El valor de la tecnología digital está en transformar los servicios. El gobierno debe ayudar a los ciudadanos con formas rápidas y eficientes… Las plataformas tecnológicas pueden ayudar a hacer más eficientes los servicios de gestión pública y llevarlos a niveles muy altos”, afirmó Koh.

“Tecnologías digitales como el 5G tienen la ventaja de crear mejores productos y servicios constantemente… Y las alianzas entre los sectores públicos y privados son fundamentales en esa transformación digital para el desarrollo económico”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí