La liberación de hormonas y neurotransmisores durante los besos influye en la excitación sexual y el vínculo afectivo entre las parejas

Texto: Un estudio realizado por la Universidad de Oxford destaca la relación entre los besos y la liberación de hormonas como la oxitocina, las endorfinas y la dopamina, que influyen en la excitación durante el sexo. La investigación reveló que los besos también están asociados a una disminución de los niveles de cortisol, una hormona que se produce en situaciones de estrés.

Sonia García, psicóloga y sexóloga clínica, explica que al besarse, dos personas incrementan sus niveles de oxitocina, lo que proporciona una mayor sensación de vínculo y tranquilidad. Además, se produce un aumento de los niveles de dopamina, relacionada con la euforia y la sensación de placer y deseo, así como de cortisol, lo que aumenta la energía y el deseo sexual.

García señala que la excitación provocada por los besos varía en función de la persona y el contexto, siendo diferente en una pareja que en un familiar o amigo. La intención detrás del beso, el vínculo con la persona y la fantasía asociada al significado del beso son factores clave en la respuesta emocional y sexual.

El estudio, realizado en Reino Unido con 594 mujeres y 308 hombres entre 18 y 63 años, sugiere que los besos románticos durante las relaciones sexuales cumplen varias funciones: evaluar la idoneidad de la pareja, mediar los sentimientos de apego y facilitar la excitación e iniciar las relaciones sexuales. Desde un punto de vista científico, los principales roles de los besos románticos son la elección de la pareja y el vínculo afectivo entre ambos individuos.

García recuerda la importancia de considerar los besos como una práctica sexual más, igual que el sexo oral o el coito, y no como un mero preliminar. Algunas personas pueden experimentar un orgasmo con un beso sin necesidad de estimular físicamente ninguna otra parte de su cuerpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí