El Vaticano ha publicado una modificación del derecho canónico sobre la lucha contra los abusos sexuales en la iglesia, en la que se amplía la responsabilidad penal a los laicos que dirigen asociaciones reconocidas por la Santa Sede. Esta modificación, que entrará en vigor el 30 de abril, ha sido promulgada oficialmente después de que el papa Francisco emitiera un «motu proprio» en mayo de 2019, en el que se obligaba a los religiosos a señalar cualquier sospecha de abuso sexual a su jerarquía.

El texto enmendado, titulado «Ustedes son la luz del mundo», confirma y refuerza las disposiciones anunciadas en 2019. Según el nuevo «motu proprio», los religiosos son responsables de los actos cometidos en las instituciones de las que están a cargo, y también lo son los fieles laicos que dirigen asociaciones internacionales de fieles reconocidas o erigidas por la Sede Apostólica.

Además, la definición de víctimas se ha ampliado en la versión de 2023 para incluir a los adultos vulnerables, además de los menores y las personas con uso imperfecto de la razón. La versión actualizada también establece un procedimiento detallado para las investigaciones internas en el Vaticano en caso de posible juicio.

El «motu proprio» de 2019 hacía hincapié en la prohibición de producir, poseer o compartir «material de pornografía infantil». La versión actualizada reafirma esta prohibición y reprime cualquier acto de agresión cometido contra un menor, una persona con uso imperfecto de la razón o un adulto vulnerable.

El papa Francisco ha instado a todas las diócesis del mundo a crear un sistema que permita a cualquier persona señalar casos de abuso sexual. Sin embargo, el secreto de confesión sigue siendo inamovible: los sacerdotes no pueden informar de los hechos que un fiel le ha contado en el confesionario, incluso en casos de abuso sexual.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí