Expertos advierten sobre necesidad de restringir el agua de riego y racionar el suministro para los acueductos

Las lluvias registradas en los últimos días en el país han traído un alivio mínimo a los estragos de la sequía, especialmente en los embalses de las presas de Jarabacoa y Manabao, en La Vega. Sin embargo, no han logrado cambiar el estado crítico de estas infraestructuras debido a los bajos niveles en que se encontraban y la alta demanda de agua para el consumo diario.

Según el geólogo Osiris de León, las mayores acumulaciones de lluvias desde el martes hasta el sábado de Semana Santa se concentraron en áreas donde no hay presas, como Sabana de la Mar (150mm), aeropuerto El Catey (110mm), Santo Domingo Este (99mm), Jimaní (96mm), Villa Riva (80mm), Sánchez (79mm) y Arroyo Barril (70mm). Las precipitaciones más aprovechadas se registraron en Jarabacoa y Manabao, con acumulaciones de entre 50 y 67 milímetros por metro cuadrado.

De León explicó que estas lluvias incrementaron moderadamente los caudales de los ríos Yaque del Norte, Jimenoa y Bao, que derivan hacia los embalses interconectados del complejo Tavera-Bao. A pesar de esto, el complejo se encuentra aún 13.50 metros por debajo de su nivel máximo operacional, lo que afecta a los acueductos de Santiago y Moca que consumen aproximadamente 150 millones de galones de agua diariamente.

El experto señaló que, al inicio del mes, el país contaba con 740 millones de metros cúbicos de agua en sus embalses. Hasta este domingo, las reservas útiles disponibles se redujeron a cerca de 470 millones de metros cúbicos, lo que indica una disminución de 270 millones en los últimos 40 días debido a la demanda diaria de agua para acueductos y canales de riego.

Ante esta situación, De León insistió en la necesidad de seguir restringiendo el agua de riego y racionar el suministro para los acueductos, ya que la sequía continuará afectando a diversas regiones del país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí