• El submarino de propulsión nuclear, capaz de lanzar misiles guiados, arriba a Corea del Sur como parte de los acuerdos de defensa entre ambos países para fortalecer la disuasión contra Corea del Norte.

SÉUL.- El USS Michigan, un submarino estadounidense de propulsión nuclear con capacidad para lanzar misiles guiados, llegó hoy a Corea del Sur como parte de los compromisos de defensa adoptados recientemente con Seúl por parte de Washington.

El sumergible llegó hoy al puerto de Busan (320 kilómetros al sureste de Seúl), según informó en un comunicado el Ministerio de Defensa Nacional surcoreano. Es la primera vez en seis años que un submarino de tipo SSGN como este arriba a un puerto surcoreano, en lo que supone una demostración del compromiso adoptado por el presidente estadounidense, Joe Biden, con su homólogo surcoreano, Yoon Suk-yeol, a través de la llamada declaración de Washington para reforzar los mecanismos de disuasión ante Corea del Norte.

«La visita del SSGN estadounidense a Corea del Sur tiene como objetivo implementar sustancialmente lo acordado en la declaración de Washington hecha en abril para mejorar la visibilidad regular de los activos estratégicos en la península de Corea», dijo el vicealmirante Kim Myung-soo en el comunicado. La llegada a Corea del Sur del submarino de la clase Ohio «demuestra las capacidades apabullantes y la preparación de la alianza entre la República de Corea (nombre oficial del país) y EE.UU. para lograr la paz a través de la fuerza», añadió.

El USS Michigan, con una eslora de 170 metros y 18,000 toneladas de peso, es capaz de cargar 154 misiles de crucero Tomahawk, con un alcance de hasta 2.500 kilómetros. El submarino se quedará en aguas surcoreanas hasta el próximo 22 de junio, según adelantó una fuente confidencial a la agencia Yonhap.

Su llegada se produce un día después de que Corea del Norte lanzara dos misiles balísticos de corto alcance -su primer lanzamiento de este tipo en dos meses- en aparente protesta por los mayores ejercicios con fuego real que Washington y Seúl han realizado hasta la fecha y que concluyeron ayer.

La península vive máximos de tensión históricos desde el año pasado, cuando Corea del Norte, que ha rechazado retornar al diálogo, realizó un número récord de pruebas de misiles y los aliados retomaron sus grandes ejercicios combinados y el despliegue rotatorio en la península de activos estratégicos estadounidenses, como es el caso del USS Michigan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí