• Nueva York es la segunda ciudad más afectada del planeta después de Toronto, según monitoreo IQAair.

Nueva York. El humo proveniente de los numerosos incendios forestales en Canadá continúa perjudicando la calidad del aire en amplias regiones del medio oeste y noreste de Estados Unidos, siendo Nueva York la ciudad más afectada en el país y la segunda a nivel global, después de Toronto (Canadá), según informó la web de monitorización IQAair.

Ciudades como Nueva York y Washington DC amanecieron hoy con índices de contaminación del aire de 142 y 120, respectivamente, lo que indica que la salubridad del aire puede verse afectada, especialmente para personas alérgicas, con problemas respiratorios, niños y ancianos.

Aunque ciudades como Chicago y Detroit también han sufrido los efectos de la contaminación del aire, los niveles han disminuido en comparación con días anteriores, ya que los vientos han desplazado el humo hacia el sureste.

En respuesta a la situación, el estado de Nueva York ha declarado una alerta por la mala calidad del aire y ha anunciado que se enviarán alarmas a los teléfonos móviles en caso de que los índices de salubridad superen los 200 puntos.

La gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, ha instado a los ciudadanos a tomar precauciones para proteger su salud, recomendando el uso de mascarillas N95, las cuales están siendo distribuidas gratuitamente en puntos clave de la ciudad, como la estación de Grand Central.

Por su parte, Washington DC ha reducido hoy su nivel de alerta del color rojo al naranja.

A pesar de la mala calidad del aire en estos días, los niveles no han alcanzado los niveles de insalubridad registrados el pasado 8 de junio, cuando se llegó a los códigos morado y granate (los más severos), situación que afectó notablemente a ciudades como Washington y Nueva York, las cuales permanecieron cubiertas por una densa bruma durante días, llegando incluso a ocultar icónicos edificios como el Empire State o el Capitolio estadounidense.

Canadá enfrenta actualmente cerca de 500 incendios activos, con una devastación que abarca más de 8 millones de hectáreas, equivalentes a unos 80.000 kilómetros cuadrados, cifra por encima de lo que normalmente se quemaría en un año.

Las autoridades canadienses han advertido que esta temporada de incendios forestales representa la peor en la historia moderna del país debido a la crisis climática que atraviesa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí