• La medida busca proteger la biodiversidad marina y garantizar la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos.

SANTO DOMINGO. En un importante paso para la conservación del ecosistema marino, el Poder Ejecutivo de Santo Domingo anunció el establecimiento de una veda de dos años en todo el territorio nacional, que prohíbe la captura, pesca y comercialización de las familias de peces herbívoros arrecifales. La medida tiene como objetivo preservar la biodiversidad y garantizar la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos.

La veda, que entra en vigor a partir de este sábado, incluye a diversas especies como los peces loro, jabón, butú, cotorra, doctores, cirujanos, ángeles, mariposas, pepinos de mar y holoturias. Estas especies juegan un papel crucial en la salud de los arrecifes de coral, ya que su dieta herbívora contribuye al control de algas que podrían sofocar los corales y afectar la vida marina.

El decreto también establece que únicamente se permitirá la recolección de las especies de holotúridos con fines de investigación o estudio científico, siempre y cuando cuenten con la autorización del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales. De esta manera, se busca promover la investigación que contribuya al conocimiento y la protección de estos recursos marinos.

Además, la normativa ratifica la prohibición permanente de la pesca de anguillidae, incluyendo las angulas, en todas las etapas de su desarrollo. Asimismo, se prohíbe la captura de cualquier otra especie de fauna dentro de las unidades del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y sus zonas de amortiguamiento.

Para garantizar el cumplimiento de estas medidas, se establece la prohibición del uso de compresores de buceo para la pesca diurna o captura nocturna de especies acuáticas en todo el territorio nacional. Esta restricción busca evitar prácticas de pesca destructivas y preservar los hábitats marinos.

Las autoridades ambientales han destacado la importancia de estas acciones para proteger el patrimonio natural del país y asegurar la supervivencia de las especies marinas. La veda de dos años para la captura, pesca y comercialización de peces herbívoros arrecifales representa un compromiso firme del gobierno con la preservación de la vida marina y la sostenibilidad de los recursos acuáticos en Santo Domingo.

Esta iniciativa se suma a los esfuerzos globales para combatir la sobrepesca y conservar los ecosistemas marinos, brindando un mensaje claro sobre la importancia de la preservación de la vida marina para las generaciones presentes y futuras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí