• El aumento del deshielo en el Himalaya pone en riesgo la vida de millones de personas y los ecosistemas de la región, según estudio del Icimod.

KATMANDÚ.- El Centro Internacional para el Desarrollo Integrado de la Montaña (Icimod) ha publicado un alarmante informe este martes, revelando que el deshielo de los glaciares en el Himalaya podría cubrir hasta un 80% de su superficie para el año 2100 si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando. Este fenómeno representa una seria amenaza para la vida de alrededor de una cuarta parte de la población mundial, debido al incremento de desastres naturales y la desaparición de los ríos de los que dependen.

La región del Hindu Kush y el Himalaya (HKH), que abarca países como Nepal, India, China y Pakistán, cuenta con un sistema de montañas de 4.2 millones de kilómetros cuadrados. Estas montañas son la fuente de los principales ríos que suministran agua dulce a aproximadamente 2000 millones de personas, tanto en las áreas montañosas como en las zonas situadas aguas abajo.

El informe destaca que la disponibilidad de agua alcanzará su punto máximo a mediados de siglo, impulsada por el rápido derretimiento de los glaciares, y posteriormente disminuirá de forma progresiva. La subdirectora general del Icimod, Izabella Koziell, advirtió que se requieren recortes rápidos y profundos en las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar una crisis en esta región crítica. Cada grado adicional de calentamiento es crucial para los glaciares y para las cientos de millones de personas que dependen de ellos.

Además de la amenaza a la disponibilidad de agua, el deshielo de los glaciares aumentaría la frecuencia de desastres naturales como avalanchas, deslizamientos de tierra e inundaciones. La región alberga alrededor de 200 lagos glaciares que se consideran peligrosos debido al riesgo de inundaciones repentinas, el cual aumentará si continúa el derretimiento del permafrost.

El cambio climático ya está dejando huellas en las cumbres más altas del Himalaya, donde los escaladores han experimentado un clima irregular y un aumento en los deslizamientos de avalanchas. Esta primavera, el número de muertes y desapariciones en la región alcanzó cifras alarmantes. Los impactos adversos también se extienden al turismo de montaña, afectando severamente la economía de las comunidades locales que dependen en gran medida de esta actividad.

El informe concluye que las comunidades de la región ya están experimentando importantes impactos adversos, incluyendo pérdidas humanas, daños a propiedades e infraestructuras, y desplazamientos de población.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí