• El Segundo Tribunal Colegiado de Santiago impone una sentencia ejemplar por los horribles crímenes perpetrados contra un niño inocente

En un caso que ha estremecido a la comunidad, la Fiscalía de Santiago logró obtener una condena de 30 años de reclusión mayor contra un hombre acusado de incesto, actos de tortura y barbarie, y violación sexual en perjuicio de su sobrino de tan solo cinco años de edad. Los espeluznantes hechos ocurrieron en un barrio del sur de la ciudad durante el año 2021.

La fiscal litigante Luisa García presentó al Segundo Tribunal Colegiado de Santiago los detalles de este perturbador caso, que fue investigado inicialmente por la fiscal Deyanira Suero. El menor de edad fue víctima de violación sexual, abuso físico y psicológico sistemático por parte de su tío.

Los jueces Osvaldo Castillo, Estephanie Santiago Reyes e Ingrid Liberato impusieron la condena de 30 años de cárcel al hombre luego de considerar suficiente evidencia presentada por el Ministerio Público.

El titular de la Fiscalía de Santiago, Osvaldo Bonilla, hizo un llamado a los padres y a la sociedad en general para extremar la vigilancia de los menores de edad y protegerlos de cualquier peligro. Destacó que los casos que involucran a niños, niñas y adolescentes son de orden público y deben ser atendidos de oficio, ya que en ocasiones los niños deben ser protegidos incluso de su entorno más cercano.

El Ministerio Público, a través de la Unidad de Atención Integral a la Violencia de Género, Intrafamiliar y Delitos Sexuales de Santiago, tomó el caso de oficio tras recibir una denuncia en abril de 2021. El menor se encontraba en condiciones delicadas en un centro médico de la zona sur de la ciudad, presentando evidencias de agresiones físicas y violación sexual, incluyendo enfermedad de transmisión sexual.

El acusado sometió al niño a violación sexual, cortándole la lengua y el talón del pie izquierdo con un arma blanca, además de golpearlo con una vara. Las evaluaciones médicas confirmaron el seccionamiento total de la lengua, una lesión supurativa en el talón izquierdo y una enfermedad de transmisión sexual.

Dadas las circunstancias y el peligro que representaba para el niño permanecer en su entorno familiar, fue remitido a una casa de acogida. Lamentablemente, sus familiares no fueron capaces de percatarse de las terribles agresiones sexuales y físicas perpetradas por su propio tío paterno.

Este escalofriante caso pone de manifiesto la importancia de la protección de los niños y la necesidad de una respuesta contundente por parte de las autoridades para garantizar su seguridad y bienestar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí