SANTIAGO. – En medio de una creciente preocupación por el estado de las calles en Cienfuegos, un grupo de choferes decidió tomar medidas drásticas al paralizar el tránsito en la zona. La razón principal de su protesta es el deterioro de las vías debido a la construcción del Monorriel en el distrito municipal Santiago Oeste. Los trabajadores del transporte exigen soluciones urgentes por parte de las autoridades competentes.

Marcelo Liriano, presidente de una compañía de transporte local, manifestó que su solicitud no es excesiva: simplemente piden que se reparen los hoyos en las calles con un poco de piedra. Sin embargo, los responsables de la construcción del monorriel han respondido negativamente a su petición, sin ofrecer ninguna alternativa o plan de acción.

Liriano agregó que el pasado viernes se tenía programada una reunión con los encargados de la obra, con el objetivo de buscar una solución satisfactoria para ambas partes. Lamentablemente, los choferes fueron plantados y posteriormente se les comunicó que hicieran lo que quisieran, dejando en evidencia la falta de compromiso por parte de los responsables de la construcción.

El estado deficiente de las calles ha ocasionado daños significativos en los vehículos de los choferes de concho, quienes se encuentran en una situación desesperante, ya que carecen de los recursos económicos necesarios para afrontar las reparaciones requeridas.

A pesar de que la protesta de los choferes en la avenida Tamboril de Cienfuegos transcurrió de manera pacífica durante la mañana del lunes, las fuerzas policiales intervinieron lanzando bombas lacrimógenas, lo cual resulta contradictorio con la naturaleza tranquila de la manifestación.

Esta situación ha generado un clima de tensión y malestar entre los choferes y las autoridades locales. La falta de diálogo y la ausencia de respuestas concretas por parte de los encargados de la construcción del Monorriel están generando un impacto negativo en la comunidad, afectando directamente a los trabajadores del transporte y a la movilidad en la zona.

Los choferes esperan que las autoridades pertinentes tomen cartas en el asunto de manera inmediata y se comprometan a solucionar este problema que afecta a la comunidad en general. La construcción del Monorriel es una obra de gran envergadura que, sin duda, traerá beneficios a largo plazo, pero es fundamental garantizar que los ciudadanos no sufran las consecuencias negativas durante su ejecución.

Se espera que las partes involucradas puedan entablar un diálogo constructivo y encontrar una solución que resguarde los derechos de los choferes y asegure la pronta reparación de las calles afectadas. En un país donde la calidad de las vías de transporte es esencial para la movilidad y el desarrollo económico, es crucial que se tomen las medidas necesarias para resolver esta problemática de manera eficiente y justa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí