El ejército ucraniano requiere cientos de miles de drones para obtener información y atacar a las fuerzas rusas detrás del frente. Para responder a esta demanda, el gobierno de Kiev ha eliminado trabas burocráticas e impuestos a los fabricantes de drones. El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, destacó la importancia del desarrollo y apoyo al mercado local de vehículos aéreos no tripulados y afirmó que se han producido más drones en los primeros ocho meses de la guerra que en los últimos cinco años.

Para facilitar la adquisición de drones, el gobierno ha simplificado procedimientos de importación de componentes y ha dejado de cobrar el IVA y tasas de aduanas a tecnología militar. Además, se ha destinado un presupuesto de 500 millones de euros para adquirir drones diseñados por emprendedores ucranianos y se ha agilizado la firma de contratos y la homologación de drones. Entre los modelos adquiridos se encuentra el Raybird-3, un dron desarrollado por la empresa ucraniana AVK Skaeton, utilizado con éxito en la contraofensiva ucraniana en la región nororiental de Járkov.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí