Después del terrible incendio que acabó con la vida de 38 migrantes en un centro de detención en Ciudad Juárez, en la frontera con Estados Unidos, el gobierno estadounidense ha anunciado que ofrecerá un permiso humanitario a los migrantes heridos para que puedan recibir cuidados intensivos en el país.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) afirmó estar «preparada para usar un permiso humanitario» en estos casos, lo que permitiría a los afectados entrar de manera temporal en territorio estadounidense.

El trágico suceso ha sido un «desgarrador recordatorio» de los riesgos que enfrentan los migrantes durante su travesía hacia EE.UU, declaró el gobierno de Joe Biden en un comunicado. Además, han salido a la luz vídeos de seguridad que muestran a agentes indiferentes mientras los migrantes pedían ayuda para abrir la puerta.

La identidad de las víctimas del incendio ha sido dada a conocer por la fiscalía general de México: 28 guatemaltecos, 13 hondureños, 13 venezolanos, 12 salvadoreños, 1 ecuatoriano y 1 colombiano, aunque no se ha precisado la cantidad de fallecidos y heridos por cada nacionalidad.

El gobierno estadounidense ha impuesto el Título 42, una normativa sanitaria que permite la expulsión en caliente de migrantes de algunas nacionalidades, lo que ha generado una gran presión en la frontera. Según el International Rescue Committee, bajo esta normativa, más de 2,5 millones de migrantes han sido expulsados desde su imposición en la administración de Donald Trump (2017-2021).

Las organizaciones civiles mexicanas han declarado que 2022 ha sido el año más trágico para los migrantes en México, con cerca de 900 muertos en el intento de cruzar sin documentos hacia EE.UU.

La comunidad internacional se une en el dolor ante esta terrible tragedia y exige justicia y medidas concretas para evitar que sucesos como este se repitan en el futuro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí