Cientos de migrantes, en su mayoría venezolanos, intentaron cruzar hacia los Estados Unidos en un tumulto este domingo por uno de los puentes fronterizos ubicados en la ciudad mexicana de Ciudad Juárez, en el norte del país, en un intento desesperado por conseguir asilo en ese país.

Los sudamericanos se reunieron alrededor del mediodía en el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe, uno de los cinco que comunican Juárez con el suelo estadounidense, atraídos por el rumor de que se les daría paso libre por la celebración de un supuesto «día del migrante», según informó la AFP.

«Cientos de personas ingresaron hasta la mitad del puente donde cerró desde luego, por protocolo, la autoridad estadounidense», dijo Enrique Valenzuela, coordinador del Consejo Estatal de Población de Chihuahua, estado donde se ubica Ciudad Juárez, quien presenció el incidente. «Insistían en ingresar y (…) agentes de seguridad estadounidenses salvaguardaron esa línea», agregó Valenzuela, quien atiende a la numerosa población migrante que llega hasta esta ciudad, vecina de las estadounidenses El Paso, en Texas, y Santa Teresa, en Nuevo México.

Imágenes difundidas en las redes sociales muestran el momento en que un grupo de migrantes, incluidas madres con niños, corren a toda prisa por el puente dando gritos como «¡A USA!».

«Todos corrimos y nos habían puesto una barrera ahí con alambres. Nos tiraron gases lacrimógenos y todo. Y bueno bajaron muchos [del puente]», relató Jackson Solís, un venezolano de 23 años, parado del lado mexicano del puente que cruza sobre el río Bravo.

El joven lleva seis meses en Ciudad Juárez esperando conseguir una cita para solicitar asilo en Estados Unidos, adonde quiere ir a trabajar, y que solo pueden tramitarse mediante la aplicación móvil llamada CBP One. Solís contó a la AFP que duerme en la calle porque no tiene dinero para pagar un alojamiento y que para comer depende de la caridad de las personas.

Algunas madres con niños expresaron su desesperación, ya que aseguran que algunos lograron cruzar, pero que se trataba principalmente de hombres que viajaban solos.

El gobierno de Joe Biden propuso nuevas restricciones al asilo de migrantes que llegan por la frontera con México en febrero pasado, obligándolos a solicitarlo en los países por los que transitan o mediante citas en línea.

Estas medidas se anunciaron en un momento en que el mandatario demócrata es acusado por la oposición republicana de haber perdido el control de la frontera, con más de 4.5 millones de migrantes interceptados en esa región desde que asumió el cargo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí