PEKÍN.- El canciller de China, Qin Gang, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dieron inicio a una reunión en Pekín que marca la visita del funcionario estadounidense al país asiático. Ambas partes buscarán superar las tensiones acumuladas en los últimos meses, según informó la agencia Xinhua.

Blinken arribó a la capital china en la mañana de este domingo, convirtiéndose así en el funcionario de más alto rango de Estados Unidos en visitar China desde que el presidente Joe Biden asumió su mandato en 2021.

Usuarios de las redes sociales chinas comentaron la ausencia de una alfombra roja a los pies de la escalera cuando Blinken descendió del avión, lo que algunos interpretaron como un gesto de recepción fría.

Una vez en Diaoyutai, el complejo en Pekín donde las autoridades chinas suelen recibir a visitantes extranjeros, Qin y Blinken intercambiaron algunas palabras mientras se dirigían al lugar donde se llevaría a cabo la reunión.

Previo al encuentro, los representantes de ambas potencias no emitieron declaraciones a los medios, a diferencia de ocasiones anteriores donde hubo recriminaciones mutuas. En una reunión celebrada en Alaska en 2021, el entonces responsable del Partido Comunista de China (PCCh) para Asuntos Exteriores, Yang Jiechi, empleó 18 minutos para responder duramente frente a las cámaras a las declaraciones de Blinken.

Tras el inicio de la reunión, Hua Chunying, portavoz jefa de la Cancillería china, expresó en la red social Twitter su esperanza de que la visita de Blinken «reencamine la relación entre China y Estados Unidos de acuerdo a lo acordado por los dos presidentes en Bali (Indonesia)». En esa cumbre del G-20 celebrada en noviembre pasado, los líderes Joe Biden y Xi Jinping se reunieron.

El secretario de Estado permanecerá en la capital china durante dos días, en los que se abordarán temas como «cooperación económica, el conflicto entre Rusia y Ucrania, la cuestión de Taiwán y la preparación de futuras reuniones de alto nivel», según medios chinos.

Cabe destacar que Qin y Blinken ya habían intercambiado reproches durante una conversación telefónica el miércoles pasado, que marcó el primer contacto bilateral de alto nivel en meses. En dicha conversación, el canciller chino instó a Estados Unidos a cesar sus intentos de dañar los intereses soberanos de China en materia de seguridad y desarrollo en nombre de la competencia, mientras que Blinken pidió a Qin «mantener abiertas las líneas de comunicación» para evitar conflictos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí