• Los cambios en las restricciones de gasto en la MLB favorecen el ascenso de jóvenes talentos dominicanos.

En el béisbol, los números son vitales en la toma de decisiones, tanto como la circulación de la sangre en un organismo vivo o la energía en una economía en pleno rendimiento. Una estrategia adoptada por los clubes para eludir las restricciones de gasto impuestas por las Grandes Ligas de Béisbol (MLB) en 2012, es cerrar acuerdos previos con prospectos en América Latina. Una década después, hay evidencia estadística que respalda la eficacia de esta táctica.

Los datos recientes revelan que la edad media de los jugadores dominicanos que han llegado a la Gran Carpa ha disminuido en un año para aquellos que fueron firmados a partir de 2013. Los 109 jugadores que han sido firmados bajo el sistema de presupuesto ajustado tienen en promedio 22.9 años.

Comparativamente, la información de Baseball-Reference indica que los 269 dominicanos que ascendieron al Big Show, firmados una década antes (2002-2012), tenían un promedio de 23.9 años al tomar su primer café en las ligas mayores. En ningún caso se consideraron los jugadores reclutados a través del sorteo aficionado de los Estados Unidos.

Bajo el sistema de hard cap o presupuesto cerrado, casi un 40% de los reclutados llegó a la MLB con menos de 22 años. Estos representan 43 de los 109 jugadores, incluyendo nueve que solo tenían 20 años. Es decir, firmaron a los 16, debutaron como profesionales a los 17 y al cumplir su quinta temporada bajo control del club, ya estaban listos para navegar en las aguas profundas de la MLB.

Este grupo de fenómenos juveniles incluye nombres destacados como Fernando Tatis Jr., Juan Soto, Vladimir Guerrero Jr., Wander Franco y Rafael Devers. Este descenso en la edad de los jugadores dominicanos que alcanzan las Grandes Ligas es una clara señal de que los cambios en las reglas de reclutamiento están dando resultados y propiciando el surgimiento de jóvenes talentos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí