• El alero de los Phoenix Suns afirma que sus prioridades han cambiado y se centra en producir en la cancha y disfrutar de su familia

Las prioridades de los jugadores pueden cambiar a medida que avanzan sus respectivas carreras en la NBA, un fenómeno que se ha manifestado en la trayectoria de Kevin Durant, cuya evolución ha sido seguida de cerca por los aficionados.

Al comienzo de su carrera, Durant estaba muy preocupado por cómo lo percibían los demás y cuál sería el legado que dejaría en la liga tras retirarse. Sin embargo, su perspectiva ha cambiado con el tiempo. En una reciente entrevista con The Athletic, el actual alero de los Phoenix Suns afirmó que ya no está obsesionado por dejar una huella profunda en la NBA.

«No me importa el legado», dijo Durant. «Solía importarme. Solía querer crear un camino o un espacio en esta liga que la gente pudiera recordar. Ahora es demasiado. Se centra demasiado en otras personas. Comparaciones. Antes, cuando no estaba en el debate, me preocupaba. Estaba a punto de estar al mismo nivel que los mejores. Fue grandioso. Pero, hoy en día, realmente no me importa. Solo quiero salir y producir, ser lo mejor que pueda ser, volver a casa y pasar tiempo con mi familia. Eso es todo».

La mentalidad de Durant cambió después de unirse a los Golden State Warriors en 2016, una decisión que fue fuertemente criticada y considerada un paso atrás. En lugar de competir contra los Warriors, entonces campeones defensores de la Conferencia Oeste, se unió a ellos, potenciando aún más un equipo ya poderoso. Esta elección le valió dos anillos y dos premios al MVP de las Finales, pero también cambió la percepción que muchos aficionados tenían de él.

«Una vez que me fui para los Warriors, creo que cualquier cosa que haya hecho, por muy lógica que fuera, ha sido criticada», continuó Durant. «Cuando se trata de mí, la gente no va a pensar de manera lógica o simplemente mirará lo que he hecho y dirá que eso es todo. Tienen que añadirle una narrativa, tienen que impulsar algo para desacreditarme. Una vez que me fui a los Warriors, eso se ha convertido en algo para desacreditarme en cada paso que he dado».

Durant concluyó: «Es como, maldita sea, eso ni siquiera es divertido. Ni siquiera están diciendo la verdad. Mueven la portería constantemente sobre lo que esperan de mí para decir que soy un fracaso si no lo alcanzo. […] La gente quiere su propia experiencia y opinión en la NBA. Su percepción es su percepción. No puedo decir nada. Cuando algún aficionado dice: ‘K.D., no me gusta cómo hiciste esto’. No puedo estar molesto por eso. Esa es su visión y cómo ve la liga. Simplemente aprendí a aceptar eso, seguir adelante y ser la mejor versión de mí mismo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí