El martes, Munetaka Murakami y Kazuma Okamoto conectaron sendos jonrones y Shohei Ohtani lanzó una novena entrada perfecta como bateador designado, llevando a Japón a la victoria 3-2 sobre Estados Unidos en el Clásico Mundial de Béisbol.

Siete lanzadores japoneses se unieron para limitar a la ofensiva estadounidense a solo dos carreras y nueve hits, tras derrotar a Cuba en las semifinales. Japón igualó el récord invicto de República Dominicana en 2013, obteniendo su tercer título mundialista y el primero desde 2009.

En el LoanDepot Park, 36,098 fanáticos presenciaron cómo Shosei Togo lanzó dos entradas en blanco, asegurando el triunfo en un juego en el que también participó Yu Darvish. Ohtani cerró el partido con un salvamento, ponchando a Mike Trout. Durante el torneo, el LoanDepot Park atrajo a 475,269 fanáticos en 15 partidos, con un promedio de 31,685 por juego, y un total de 1,306,414 espectadores en todas las sedes.

Merril Kelly cargó con la derrota, permitiendo dos carreras en una entrada y un tercio. El mánager estadounidense, Mark DeRosa, utilizó seis lanzadores que solo permitieron cinco hits.

Trea Turner abrió el marcador para Estados Unidos con un cuadrangular en la segunda entrada. Murakami y Okamoto respondieron con jonrones para darle la ventaja a Japón. En la octava entrada, Kyle Schwarber conectó un enorme jonrón, acercando a Estados Unidos 3-2.

Por Japón, Okamoto bateó de 4-2 con un jonrón y dos impulsadas, mientras que Murakami y Ohtani también tuvieron actuaciones destacadas. Por Estados Unidos, Turner bateó de 4-2 con un jonrón y una impulsada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí