• El joven de 13 años fue víctima de un tiroteo en Los Guandules, dejando a su familia desconsolada y pidiendo justicia

Santo Domingo.- Con gran conmoción, los restos del adolescente Yordy Guillermo Rodríguez, de 13 años, fueron sepultados en el cementerio Cristo Redentor en medio de lágrimas, un desfile de motocicletas y botellas de cerveza. El joven falleció tras recibir un impacto de bala en el abdomen la noche del miércoles en un tiroteo en el sector Los Guandules.

Al caer la tarde, el cementerio fue llenándose de allegados, vecinos, familiares y amigos de Yordy, quienes recorrían las calles del camposanto en motocicletas, realizando maniobras y calibraciones. Mientras tanto, otros asistentes destapaban cervezas en señal de despedida.

El féretro fue acompañado por canciones como «Mi Hermanito Se Fue» y «Mataron a un inocente», mientras los motores rugían en homenaje al joven, quien era conocido por su pasión por las motocicletas. Según relató uno de los presentes, Yordy recibió el apodo de «La Máxima» por su habilidad y destreza en las calles.

El llanto de Rafaela Paredes, tía y tutora principal de Yordy, se escuchaba entre la multitud mientras el ataúd era introducido en el nicho. La madre del adolescente reside en Estados Unidos, y Paredes ha sido su figura materna en su ausencia. «Mi muchachito, mi muchachito, su mamá que me lo dejó y que yo le voy a decir», exclamó con dolor la tía de la víctima.

La Policía Nacional mantuvo presencia en el lugar desde el inicio de la marcha fúnebre, asegurándose de mantener el orden durante la emotiva despedida de Yordy. Los familiares y amigos del adolescente siguen clamando por justicia, esperando que las autoridades investiguen y capturen a los responsables del trágico suceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí