• Historiador destaca la importancia de derogar el legado trujillista y promover una nueva cultura democrática

SANTO DOMINGO.- El Movimiento Revolucionario 14 de Junio de 1959, liderado por valientes héroes y mártires, luchó incansablemente por derrocar la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana. Su objetivo era no solo derogar la legislación trujillista, sino también eliminar las prácticas opresivas impuestas durante su régimen y restaurar la identidad dominicana.

En una entrevista con el historiador y catedrático Juan de la Cruz, realizado en el programa «El Nuevo Diario», se destacó la importancia de esta lucha por la democracia. Aunque se lograron avances significativos, De la Cruz señaló que el legado del trujillismo aún persiste en muchos hogares y lugares de trabajo dominicanos, incluso en la actualidad.

El historiador resaltó que el Movimiento 14 de Junio fue fundamental para socavar el régimen autocrático, y citó la expedición antitrujillista de Constanza, Maimón y Estéreo Hondo en 1959 como un hito clave en la lucha contra la dictadura. Esta expedición inspiró a Manolo Tavárez Justo y Minerva Mirabal a formar en la clandestinidad el Movimiento 14 de Junio (1J4) con el objetivo de derrocar a Trujillo.

De la Cruz enfatizó que Manolo Tavárez Justo se convirtió en un líder carismático que pudo influir en diferentes sectores de la sociedad dominicana, desde los más pobres hasta los más acomodados. El Movimiento 14 de Junio tuvo la capacidad de llegar a todos los estratos sociales, rescatando el cristianismo como parte integral de la cultura dominicana.

La lucha del Movimiento Revolucionario 14 de Junio de 1959 dejó una huella imborrable en la historia dominicana, promoviendo valores democráticos y defendiendo la identidad del pueblo. Aunque persisten los desafíos, su legado continúa inspirando la lucha por la justicia y la libertad en República Dominicana.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí