El Día Mundial del Agua, celebrado cada 22 de marzo desde 1993, busca generar conciencia y fomentar acciones para enfrentar la crisis mundial de agua y saneamiento que afecta a 2000 millones de personas sin acceso a agua potable. Coordinado por ONU Agua, este día se alinea con la presentación del Informe Mundial de la ONU sobre los recursos hídricos.

En 2015, los países se comprometieron con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 6 de la Agenda 2030, que promete garantizar el acceso a agua y saneamiento gestionados de forma segura para todos en 2030. Sin embargo, miles de millones de personas, escuelas, empresas, centros de salud, granjas y fábricas aún enfrentan restricciones debido a la falta de acceso a estos servicios básicos.

Es urgente acelerar el cambio y superar la inercia actual. Los gobiernos deben trabajar cuatro veces más rápido para cumplir con el ODS 6 a tiempo, pero esta tarea requiere la colaboración de múltiples actores. El agua es un tema que afecta a todos y, por lo tanto, todos deben tomar medidas.

La campaña global «Sé el cambio» de este año invita a las personas a actuar en sus propias vidas para modificar la forma en que usan, consumen y gestionan el agua. Las promesas de individuos y comunidades se sumarán a una Agenda de Acción del Agua, que también incluirá compromisos a gran escala de gobiernos, empresas, organizaciones, instituciones y coaliciones.

Datos importantes sobre el agua destacan la urgencia de abordar la crisis hídrica a nivel mundial. Anualmente, 1,4 millones de personas fallecen y 74 millones ven reducida su esperanza de vida debido a enfermedades relacionadas con el agua, el saneamiento y la falta de higiene. Actualmente, 2000 millones de personas carecen de acceso a agua potable segura, y 3600 millones no tienen acceso a un saneamiento adecuado. A nivel global, el 44% de las aguas residuales domésticas no se tratan de forma segura, y se estima que la demanda mundial de agua aumentará en un 55% para 2050.

En la República Dominicana, las sequías estacionales son un fenómeno recurrente, con efectos negativos que demuestran la vulnerabilidad del país a este desafío. Según el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (PICC), se prevé que las sequías serán cada vez más frecuentes, intensas y prolongadas. La temporada de sequía en el país ocurre entre noviembre y abril, y normalmente se rompe a mediados de abril para dar paso a la temporada convectiva.

Las sequías estacionales, que afectan principalmente a regiones tropicales, se presentan en áreas con una temporada seca bien definida que sigue a períodos de lluvia. Estas sequías son esperadas anualmente debido al comportamiento climático y los patrones de circulación atmosférica, coincidiendo con la estación poco lluviosa o seca en cada país.

Diversos organismos han instado a la población dominicana a hacer un uso racional del agua, dada la importancia de preservar este recurso vital y la necesidad de adaptarse a las condiciones climáticas cambiantes. Es fundamental concienciar sobre la importancia del agua, promover el uso responsable y eficiente de este recurso, y adoptar políticas y estrategias que garanticen su disponibilidad y acceso para todos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí